Press enter to see results or esc to cancel.

Super Riviú: Boyhood

Durante mi corta estadía en Amsterdam tuve la oportunidad de ver este filme que realmente es sobre nada y es sobre todo. 

Super Riviú: Boyhood

Ellar Coltrane, el actor principal de Boyhood, creció a lo largo de la filmación comenzando cuando tenía 7 años y terminando cuando tenía 19.

Boyhood es el más reciente filme de Richard Linklater, que al parecer fue recién estrenado en Europa al juzgar por el hecho de que Francia, Bélgica y Holanda lo estrenaron el mes pasado. Es un filme muy especial, porque fue filmado a lo largo de 11 años usando el mismo elenco y equipo de producción.

El filme relata la vida de Mason (Ellar Coltrane) y su hermana mayor, Samantha (la hija del director, Lorelei Linklater) creciendo en Texas junto a su madre soltera, Olivia (Patricia Arquette). Al comienzo del filme, Mason tiene 6 años y su padre del mismo nombre (Ethan Hawke) está de visita, tratando de ver si puede volver con Olivia.

Super Riviú: Boyhood

Durante la niñez de Mason hay un montón de escenas que resonaron con mi niñez, pero también hubo algunos momentos sorprendentemente fascinantes. Por ejemplo: cuando Mason va a su primer día en una escuela primaria, la maestra hace que los niños reciten el Juramento de Lealtad a los Estados Unidos, pero luego también deben recitar el mismo juramento hacia la bandera de Texas. La forma en que los niños dicen estas palabras cual drones sin cerebro es surreal.

La narrativa del filme es expuesta de forma sutil, sin muchos efectos de post-producción, con los encuadres y ángulos de cámara dando la impresión de que el filme fue grabado por un miembro familiar que nunca vemos. En cierto modo tiene un tono melancólico que, y esta es la mejor parte, de hecho se vuelve nostálgico a medida que el filme avanza, porque todos los personajes envejecen y no puedes evitar tratar de recordar cómo sonaban sus voces, específicamente las de Mason y Samantha, al comienzo del filme.

Super Riviú: Boyhood

En papel, Boyhood es la historia de un niño desde sus comienzos en escuela primaria, hasta que entra en su primer año de la universidad. En ese sentido podría decirse que realmente no pasa nada fuera de lo ordinario, pero aún así se siente tan real que es difícil perder el interés en la vida de estos personajes. Lo que hay detrás de la trama es mucho más interesante, porque puede que te relaciones con Mason, un muchacho que parece no estar cómodo en su cuerpo durante casi todo el filme, o que sientas repudio por Samantha, que actúa como una chiquilla mimada desde que aparece en pantalla.

La mejor de las actuaciones la hizo Arquette, quien se pone en los zapatos de una madre soltera tratando de conseguir un trabajo mientras termina su carrera de maestra y busca una pareja estable después de su divorcio. Casi todo el drama del filme viene de su interacción con los dos niños y al final ella es la goma que mantiene pegado al elenco.

Corriendo por casi 3 horas, sentí que Boyhood rayaba la línea entre darme la historia completa y llover sobre-mojado, porque una vez que Mason se gradúa es como si ya no hay más nada que decir. Es un cliché, pero al igual que la vida, este filme es todo sobre el viaje y no tanto sobre el desenlace.

Super Riviú: Boyhood

Super Riviú es una columna que reseña filmes, video juegos y comics cuando tengo el tiempo de verlos, jugarlos o leerlos.  Es puramente subjetivo y lleno de opiniones que no siempre son correctas. Para más, mira el archivo.