Categorías
Viajando

Pateando Calle: De Vuelta a Der Schweiz

El tour Europa 2.0 llegó a su fin y me encuentro de vuelta en Rüschlikon, Suiza con cuatro semanas restantes antes de regresar a Panamá. ¿Qué hacer con todo ese tiempo?

En octubre de este año cumplí 12 meses de estar en Suiza a lo largo de dos años y cuatro visitas. Las tres primeras veces que fui siempre me hospedaron en St. Gallen, que queda a dos horas de Zurich en tren. Zurich es la ciudad más grande del país, localizada en su parte norte donde se habla alemán y sin duda alguna la que quizás tiene más cosas interesantes que ver y hacer.

En esta última ocasión, estaba en una casa a la que mi ex novia, Petra, se ha mudado con amigos que conocí la primera vez que vine, localizada a sólo 15 minutos de esta ciudad. Aunque estaba más cerca de la ciudad, todavía me era difícil moverme sin gastar mucho dinero, pero a pesar de eso hice cosas como salir con mi amigo Jonas a comer alitas picantes (¡todas las que puedas comer por CHF 25!), visitar a los padres de Petra en St. Gallen, conocer la Biblioteca Central de Zürich, ir al cine y visitar Ginebra.

Vivir cerca de la ciudad realmente mejora las cosas para las personas en busca de eventos culturales y acción nocturna. Por ejemplo, una semana antes de mi cumpleaños, Petra me invitó a un concierto de SOJA como regalo y la pasamos muy bien.

Lo cierto es que cuando estoy en Suiza regularmente no salgo mucho de la casa donde me hospedan por lo caro que es y porque realmente soy un extranjero viviendo un estilo de vida poco convencional incluso para mi propio país. Por suerte, a la casa siempre llegan visitantes y así tengo alguien con quien salir a divertirme de vez en cuando.

Una de esas ocasiones fue cuando Karina y Sarah vinieron a visitar desde Leipzig, Alemania. Ambas son amigas de Ulrich, uno de los muchachos que vive en la casa en Rüschlikon y que al igual que yo no habían realmente conocido Zurich antes. Siempre que visitaba Zurich iba a los lugares que me interesaban personalmente, pero nunca a sitios turísticos.

Con las dos muchachas locas visité un museo de fotografía, monté bicicletas por la ciudad y subí hasta la cima del monte Uetliberg desde donde se puede ver todo Zürich y parte de su lago. Encima de todo, el día que subimos a la torre había un concierto por el artista local, Dave Kull, que toca música pop y tenía drones grabando un video musical. Karina y Sarah visitaron Zurich antes de mi partida a Amsterdam, pero todavía seguíamos hablando de nuestro día de diversión cuando se marcharon.

Pateando Calle: De Vuelta a Der Schweiz
Barras negras agregadas para proteger la identidad de los sujetos. #YOLO #swag

En realidad, siempre que hubiese alguien en la casa, había algo interesante o divertido que hacer. Incluso sentarse a hablar puede ser entretenido si entiendes lo que la gente dice y puedes participar de la conversación después de pasar todo el día sólo en la casa. Con todo y eso, una de las mejores cosas que pasaron en todo mi viaje llegó casi al final, durante mi cumpleaños.

Si vives fuera de la Unión Europea es muy probable que tu experiencia sea similar a la mía cuando se trata de ahorrar dinero o viajar. Hay muchas cosas bonitas que ver en Europa, pero los hostales no están hechos para quedarte por muchos días en una ciudad y por ello te puedes perder de muchas cosas cool para hacer si no tienes un itinerario claramente planeado. En ese sentido, tener a alguien que te puede hospedar hace toda la diferencia.

Así fue como pude ponerme en contacto con mi pasiera Lucia, que estaba en Alemania visitando a un amigo cerca de Stuttgart. Cuando publiqué una de las fotos del Long Street Bar que visité con Jonas en Langstrasse, la chica canadiense me escribió diciendo que estábamos cerca el uno del otro. Después de pensarlo por un tiempo y preguntarle a mis anfitriones si era posible, me decidí a escribirle por Facebook para ver si quería venir y el lunes de la semana de mi cumpleaños la chica llegó a la casa de Rüschlikon.

A Lucia la conocí en Filipinas (no es relajo) cuando visité El Nido al mismo tiempo en que conocí a Katja y Claire. Ella estaba viajando sola y eventualmente terminó siendo parte del Wolf Pack junto a mí, Katja y otro poco de amigos que en sólo dos días se convirtieron en mi reafirmación personal de por qué estaba viajando a Asia.

Lucia pasó casi toda la semana en Suiza y el día de mi cumpleaños me acompañó a visitar la ciudad para hacer mi ritual onomástico, pero antes: una visita al Lago de Zürich para bendecir el día en agua super fucking fría y hacer estupideces.

Lo cool de Lucia es que, al igual que todos los miembros del Wolf Pack, ella tiene un muy buen sentido del humor y está loca. Es la chica blanca más negra que conozco y con ella puedo rapear cualquier canción de Kanye o Jay-Z a capella sin parpadear. Tenemos una forma de ver el mundo muy similar y después de haber visto tanta comedia stand-up incluso hacemos chistes similares. Es raro, pero es cool, créanme.

Cuando regresamos del lago, esperamos por la visita de Katrin, una de las mejores amigas de Petra y una muy buena persona que me ayudó cuando llegué a Suiza por primera vez y sólo las conocía a ellas dos. Eventualmente me abrió las puertas a conocer a su familia y la considero una muy buena amiga también, a pesar de vivir en otro continente.

Katrin y yo hablamos por una hora antes de partir a tomar el tren a la ciudad para darle un tour estilo Astromono a Lucia. Katrin se dirigía al aeropuerto para salir esa tarde hacia Londres a visitar a su novio, así que tuvimos que despedirnos en el tren.

En la ciudad comenzó a llover, pero aún así pude llevarla a ver varias locaciones como Niederdorf, la parte antigua de la ciudad; Langstrasse, la calle donde se encuentran las discotecas y clubes nocturnos de la ciudad; una galería de arte en el Museo de Arte en la Pornografía; y otra galería de arte más convencional.

En el camino comí una hamburguesa de Burger King, que realmente no suena emocionante, pero lo es para mí, porque me gustan las hamburguesas. Aparte de eso, Suiza es notorio por no tener muchas franquicias de comida rápida, así que puedo entender si no comparten mi emoción por poder probar whopper que cuesta CHF 9 (más o menos USD $10) sin papas ni soda. Creo que el hecho de que es tan caro me hace valorarlo aún más.

También visitamos Kabooom! Comics, una de las cuatro tiendas de libros que conozco en Zurich. En esta se especializan en comics americanos e independientes, pero también venden LEGOs y tarjetas de Magic. Al final pasamos por el supermercado COOP para comprar comida e irnos a la casa.

Al regresar del trabajo, mi ex me preguntó si podía alistarme para salir en una hora. Mientras tanto, Jonas me estaba haciendo beber shots de licores raros mientras sonábamos música a todo volumen en la sala. Eventualmente salimos y fuimos a Helvti Diner, un restaurante de hamburguesas donde Jonas y Petra nos invitaron la cena a mi y a Lucia(!!!).

Después salimos a Langstrasse y Lucia pudo ver la calle de bares en la noche con más acción y gente. Allí fuimos al Bar Toro a una noche de karaoke y terminamos la noche bebiendo y cantando en un escenario cuando Madleina,  la novia de Jonas, salió del trabajo y pudo reunirse con nosotros.

Mis últimos días en Suiza terminaron un viaje de casi 9 meses por Asia y Europa, sacrificando la seguridad de una relación y un futuro ahorrando dinero, para vivir experiencias y conocer gente que de otra forma nunca me habrían dado los recuerdos para escribir estos artículos. Ahora miro al pasado y pienso que valió la pena, a pesar de que en estos momentos no me siento tan feliz o realizado como quizás debería estar. Échenle la culpa a la inconformidad humana.

A video posted by Luis Landero (@astrolanders) on


Pateando Calle es una columna de mis aventuras mochileando como loco por el mundo, documentando como sobrevivo con poco dinero y cero idea de lo que estoy haciendo. Para más aventuras, mira el archivo.

Por Luis Landero

Sigue vivo. Creador de Astromono y otros proyectos varios sin terminar. Amante de la mostaza, los pancakes y viajar.

2 respuestas a «Pateando Calle: De Vuelta a Der Schweiz»

Yo lo felicito a usted mi hermano, he estado siguiendo su columna de viajes y creame que la unica forma de que yo pueda hacer lo mismo que usted (Asia – Panama -Europa) sería traficando, aun con un buen salario, no podria, creo que este tipo de tours es solo es para solteros, porque en realidad necesito mis ahorros a fin de año para un poco de cosas que hacer y reparar en la casa.

Saludos, y buen viaje!

Pues sí, Hubert, yo opino que viajar solo es bien difícil si se anda pensando en familia o pareja desde lejos. Yo tampoco creo que podría hacerlo si tuviese familia, ¡a no ser que ellos viajaran conmigo en mis aventuras!

¡Muchas gracias por leer y comentar! 😀

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.