Categorías
Viajando

Pateando Calle: Mis 5 Reglas de Supervivencia Mochilera

Dentro de un par de semanas comenzaré a escribir sobre mi viaje al Sureste de Asia a comienzos de este año, pero antes tengo una serie de artículos sobre actividades y cosas interesantes que observé, comenzando por mi propio comportamiento. Aquí están mis 5 Reglas de Supervivencia Mochilera.

Un Poquito de Contexto

Cuando estás viajando solo(a) con poco dinero es importante que te mantengas saludable, tanto física como mental y emocionalmente.

Habrán momentos en que las cosas que das por sentado en tu casa — como la compañía de tus amigos o el alcance a un cepillo de dientes — se convertirán en necesidades imprescindibles y debes estar preparado para afrontar la posibilidad de que ninguna de ellas estarán allí cuando las necesites.

A todo el mundo le ocurre y por eso es que mochilear te hace reflexionar y entender mejor quién eres cuando no tienes las facilidades a las que la vida en tu hogar te han acostumbrado. También es el sitial perfecto para que ocurran locuras y comiences a ser más creativo(a) resolviendo problemas de manera práctica y original.

De esto último hablaré en otra ocasión, pero por ahora me enfocaré en 5 reglas básicas que me ayudaron a mantenerme sano y cuerdo mientras exploraba Asia. Por favor tomen en cuenta que estas no son reglas escritas en piedra y tampoco son el alfa y omega de viajar. Como todo, pueden cambiar y son relativas a la situación en la que te encuentres y tu propio juicio en dicho caso. Son simplemente las guías que me ayudaron a mi a pasarla bien y no amargar mi existencia.

Nota: Estos consejos fueron compilados con ayuda de Stefanie, alias La Terminator, y mi experiencia personal de viaje. Stefanie no sólo es una chica holandesa muy cool y mi primera pasiera de viaje, sino también alguien a quien considero mi mentora de mochilear.

Escribiré sobre ella en mi primer artículo sobre las Filipinas pronto, pero aquí vamos a lo que vinimos:

1. Protege Tus Vainas

Pateando Calle: Mis 5 Reglas de Supervivencia Mochilera

Primero que nada, no te alarmes sobre lo que voy a decir. Es triste, pero cierto: los robos cuando viajas son cosas frecuentes y más aún si no estás prestando atención a lo que ocurre a tu alrededor. Aún si no fuese cierto, todavía tomaría extra precauciones para proteger mis pertenencias y evitar meterme en situaciones donde las mismas puedan desaparecer.

Hazle caso al tipo que viajó con una laptop y un montón de equipo portátil para trabajar mientras mochileaba. Si cualquiera de estas cosas se perdía o se dañaba (que de hecho sí se dañaron) estaría en un lío. Por eso trato de evitar percances de este tipo a como dé lugar.

En cada país existen cientos de guías sobre formas en que la gente se las ingenia para robarte dinero, tu pasaporte, ropa o tu celular. Los hostales que visité en Asia y Europa generalmente tienen panfletos o papeles informativos, pero por más que leas eso la primera falla y posible culpa de un robo la tienes tú.

Stefanie me enseñó que cosas como tus pertenencias más importantes (pasaporte, dinero, celular, etc.) siempre deberían estar en tu maleta más chica. Si sólo cargas con una maleta grande, entonces estas cosas deberían estar contigo o en algún lugar bajo llave. El pasaporte generalmente se queda bajo llave y puedes cargar una fotocopia en caso de que la necesites.

Si cargas con una maleta chica, póntela primero al frente y luego monta la mochila grande en tu espalda. Esto ayuda por dos cosas: primero, no será fácil que te quiten la maleta chica porque los amarres de la mochila grande estarán en el camino; segundo, con la mochila chica en tu pecho, la tendrás a la vista en todo momento y evitarás que te saquen cosas de la maleta sin que te des cuenta. Este mismo principio aplica a tu celular y billetera. Nunca pongas tus cosas valiosas en bolsillos que no puedas ver.

Sé que suena obvio y tonto, pero incluso moverte se torna más fácil si debes caminar buco (y vas a caminar buco) con tus cosas, aparte de que deja los brazos libres para movilizarte mejor.

Yo viajé por casi 5 meses en Asia, con una laptop que pesa 6 libras, una tableta gráfica, un smartphone y todos los cargadores y cables. Era una estación de trabajo móvil y aunque el teléfono y la laptop se dañaron, nunca me las robaron. Lo que sí desapareció mágicamente de mi mochila fue un pantalón corto Quiksilver que usaba para ir a nadar. Nunca sabes, así que siempre pela el ojo.

2. El Papel Higiénico Salva Vidas

Pateando Calle: Mis 5 Reglas de Supervivencia Mochilera

Este consejo me salvó de un mal rato en todos los países que visité, en más de una ocasión, a veces en el mismo día. Siempre carga un rollo de papel higiénico en tu maleta. Cualquier maleta.

Hay una cerveza en Filipinas llamada Red Horse — «La Pula Caballo» en Tagalot — y esa desgraciada te pega en la quijada como el animal. La venden sólo en dos presentaciones: medio litro y un litro. Tómate dos litros de esta vaina mientras deambulas calles, playas o mercados nocturnos comiendo las ricas y baratas exquisiteces de la comida callejera filipina y te aseguro que te acordarás de mi al amanecer (con una sonrisa en tu cara, si seguiste mi consejo).

Estima que en tu hostal posiblemente hay dos o tres baños compartidos y que al igual que tú, en temporada alta habrán entre 20 o 100 personas dependiendo de qué tan grande es el local. Cada una de ellas bebe todas las noches y cada una tiene un estómago sensible de bebé que no acostumbra beber tanto o comer intestinos de puerco en su país. El papel no es un recurso infinito, papa.

¿Alguna vez has usado «la manguerita»? Hay veces en que es la única opción y créanme que nunca querrán que esa sea la única opción.

Pateando Calle: Mis 5 Reglas de Supervivencia Mochilera

Pro Tip: Nunca gasté dinero en papel higiénico cuando viajaba. En un hostal grande seguro se pierden rollos de papel todo el tiempo (jar jar jar) y si crees que es robar, te lo pongo así: cuando yo puedo hacer mis necesidades en el baño y no en cualquier otro lugar del hostal que no sea el baño, todos ganamos.

3. Deja la Awebasón y Sé Social

Pateando Calle: Mis 5 Reglas de Supervivencia MochileraEsto es una verdad muy grande que nadie me dijo y que aprendí muy rápido solo:

Puedes estar en el paraíso con una cerveza en la mano, rodeado de hermosas palmeras en el sol y sintiéndote miserable porque estás con gente aburrida, o puedes estar en un horrible tugurio de mierda, gozando como un jefe porque estás parqueando con amigos chéveres y divertidos.

Tu actitud y disposición controlan la forma en que ves el mundo y cuánto provecho sacas de él.

Mochilear debe ser una experiencia divertida, inspiradora y reveladora sobre ti mismo, pero nadie es una isla y mientras más viajas, más oportunidades tendrás de conocer gente nueva y diferente. Gente interesante que te divierta, inspire y revele partes de ti que no sabías que tenías. No dejes pasar esa oportunidad por miedo al rechazo o a una mala experiencia. ¡Incluso las malas experiencias te dan historias que contar y cosas que aprender!

No vengas a mochilear si vas a estar sentado en una esquina juzgando a los que sí se divierten.

Sin lugar a dudas, una de las mejores ventajas de mochilear es que tienes tu libertad en todo momento.  Si no estás conectando con la gente o los locales o el ambiente de un lugar, eres libre de encontrar otro donde te sientas mejor. Busca hasta encontrar un lugar donde te sientas cómodo y motivado(a) a gozar, y luego goza como una dementa y cuando estés satisfecha, coge tus cosas y busca un nuevo lugar para repetir la experiencia.

No vengas a mochilear si vas a estar sentado en una esquina juzgando a los que sí se divierten. Tampoco vengas si planeas hospedarte en una habitación privada con aire acondicionado, en un hostal sin área común y haciendo todo lo que Lonely Planet te dice sin pensar en lo que tú realmente quieres.

4. No Persigas los Culos

Si evitas las cosas en el párrafo anterior, lo más seguro es que más temprano que tarde encontrarás gente con la que conectarás a velocidad mach 6.

Nadie tiene tiempo para salir al cine y cenar cuando sabes que uno de los involucrados puede irse de la ciudad al día siguiente.

Cuando viajas, el sentimiento de encontrar a alguien con quien conectar es indescriptible. Yo soy panameño y nunca encontré a otro estimado viajando por Asia. Lo más cercano que encontré fue a un argentino y una española, y quedé sorprendido de lo importante que puede ser algo tan pequeño como hablar tu propio idioma con alguien que te entiende y mejor aún, que comparte tu sentido del humor.

Extrapola eso a cosas como encontrar a alguien que comparta tus gustos en comida, formas de ver la vida, sentido del humor, canción favorita de Damian Marley, video de gatos en Youtube, libros, Batman. La lista sigue y te darás cuenta de que conectar con alguien es más fácil en un lugar donde nadie te conoce, que en tu propio país, donde supuestamente estás entre tu gente.

En un día, un extraño(a) puede acercarse a ti más rápido que otra gente que te ha conocido por décadas y eso es hermoso. Nadie tiene tiempo para salir al cine y cenar cuando sabes que uno de los involucrados puede irse de la ciudad al día siguiente.

La vaina es qué harás cuando ese momento mágico llegue a su fin.

Pateando Calle: Mis 5 Reglas de Supervivencia Mochilera

Todos los mochileros están en un plan y si tu plan no coincide con el plan de esa chica o chico que conociste en el bar anoche, no persigas ese culo. Sigue tu camino y no cambies tus planes por la idea de aferrarte a una persona que muy probablemente no está pensando en comenzar una amistad seria o algo más.

Si la nena que conociste anoche en el bar de la playa tiene un boleto de bus que coincide con el tuyo (que compraste antes de conocerla), ¡bien por ti! Siéntense juntos en el bus y hablen. Si el chico que conociste en el hostal te invita a viajar con él, al menos sabes que te quiere cerca y puedes decidir.

No asumas que un momento es más de lo que es. De lo contrario puedes terminar amargando tu experiencia o perdiéndote de muchas cosas que quieres ver o hacer, por seguir un culo. Así mismo como conectaste con esta persona, seguro encontrarás a otra en el camino siempre y cuando mantengas una actitud positiva y pongas las cosas en su lugar.

5. No Seas Cobarde y ¡Vive, Carajo, Vive!

¿Cómo sabes que no te gusta comer escorpiones si nunca los has probado? ¿Cómo sabes que no te gusta el salto bungie si no has aprovechado los saltos de $40 que ofrecen aquí? ¿Cómo sabes que 5 Jaggerbombs es el límite de alcohol que aguantas en la chiva parrandera?

La respuesta es: no lo sabes.

La idea de salir de tu zona de comfort es (¡sorpresa!) que hagas cosas fuera de tu comfort. 9 de cada 10 veces que lo hagas quizás encontrarás que no te gusta lo que aprendiste, ¿pero esa vez número 10? Te vas a volver adicta(o) a eso que hiciste y no te explicarás cómo viviste todo este tiempo sin probarla.

…piensa un poco antes de salir de tu zona de comfort… …pero no lo pienses demasiado o tu oportunidad se puede escapar.

A veces vas a estar hospedado(a) en lugares donde el baño y la ducha no están separados. A veces vas a comer cosas que no te gustan o dormir en camas menos que limpias. A veces vas a estar sentado en una silla en la playa en medio de una tormenta, con un resfriado de 40°C, tomando medicinas. A veces así funciona la vida cuando viajas. Amárrate los pantalones y echa pa’ lante, cobarde.

Claro, como todo, hay que tener mesura y no irse a los extremos. No te tires al mar de clavado desde un precipicio si no tienes seguro de viaje y por el amor de Batman, no cometas la estupidez de emborracharte o consumir drogas en un bar sin amigos que te cuiden y luego salgas a malabarear cadenas con fuego en las playas de Tailandia. Sólo digo, piensa un poco antes de salir de tu zona de comfort, porque a veces puede ser peligroso allá afuera, pero no lo pienses demasiado o tu oportunidad se puede escapar.

En mi experiencia, viajar con una mochila en la espalda es una aventura que te hace sentir como un espía internacional. Eres fucking James Bond en un mundo ajeno donde nadie te conoce y no conoces a nadie, donde gente hermosa bebe tragos y coquetea con sus destinos a diestra y siniestra, con persecuciones en moto a alta velocidad en lugares exóticos que pueden tornarse peligrosos en un abrir y cerrar de ojos. A veces incluso hay explosiones y mujeres en tanga… con metralletas.

Donde lo que convierte estas experiencias en buenas o malas memorias, es simplemente cómo decidas afrontarlas.

Pateando Calle: Mis 5 Reglas de Supervivencia Mochilera


Pateando Calle es una columna de mis aventuras mochileando como loco por el mundo, documentando como sobrevivo con poco dinero y cero idea de lo que estoy haciendo. Para más aventuras, mira el archivo.

Por Luis Landero

Sigue vivo. Creador de Astromono y otros proyectos varios sin terminar. Amante de la mostaza, los pancakes y viajar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.