Categorías
Filme & TV

Super Riviú: Death Race

Super Riviú: Death Race

Cuando anunciaron Death Race, el mono y yo estabamos en la Astronave bromeando «ah! otra peli de un calvo que habla raro manejando carros!» y Astro6 solo nos veía con una expresión en su cara muy parecida a esa que ponen los viejos ancianos cuando juegan Space Invaders y sus nietos dicen «qué basura!». En corto, no sabíamos de lo que (casi) nos perdíamos.

Este remake de la película de 1975, Death Race 2000, es puro popcorn. Allí está. Lo dije. Ahora la pregunta es: ¿qué tan bueno estuvo?

Después de cinco años de haberla anunciado, Paul W.S. Anderson por fin logró hacer esta película película que de comienzo a fin es bastante entretenida, aunque solo sea por la curiosidad de ver cómo llegan los personajes al final. La trama se sitúa en el año 2012, con la economía estadounidense ya colapsada y los índices de delincuencia llegando a un récord jamás antes visto. En este futuro, todas las instituciones correccionales son propiedad de compañías privadas que buscan sacar dinero, como la de Terminal Island, que tiene su propia pista de carreras con obstáculos para que sus prisioneros compitan por la oportunidad de salir al mundo libre.

La Carrera de la Muerte se transmite a través de la Internet a más de 60 millones de personas, y para los fans, Frankenstein es el campeón indiscutible del evento. Qué mal que el Frankenstein actual terminó frito en una carrera al comienzo de la cinta, ya que esto hizo que la gerenta de la cárcel, Hennessey (Joan Allen), decidiera incriminar a Jensen Ames (Jason Statham) para que fuera encarcelado y asi pudiera competir en el evento. Convenientemente, Ames es un ex-corredor que fue sacado del circuito (aunque nunca dicen por qué) y si quiere salir con vida de la cárcel, deberá sobrevivir y ganar cinco carreras seguidas.

La película tiene escenas intensas de carreras, con automóviles que están armados hasta los dientes y una pista de carrera que parece salida de Mario Kart. La parte chévere de las carreras no solo es ver como las cosas explotan y la gente muere, sino también ver cómo la carrera le es presentada a los que pagan por verla. Es una leve crítica directa a los reality shows que poco a poco van deshumanizando más al espectador al punto en que se convierten en eventos propios de un coliseo de gladiadores.

Con co-pilotos como Natalie Rodriguez, cualquiera pierde la carrera!

En cuanto a las actuaciones, nadie se llevará un Oscar aquí, o incluso un MTV Movie Awards (esperemos) ya que los personajes, en particular Hennessey, están sobreactuados en algunos casos y en otros tienen unas líneas realmente incoherentes. No es tanto que la tipa sea la mala de comienzo a fin y no haya forma de simpatizar con ella, es más el hecho de que no hay trasfondo para saber por qué actúa como lo hace – ¿Recibirá algo de dinero por los ratings? ¿Es dueña o accionista de la compañía que transmite la carrera? Huecos como este en la trama nunca se explican porque supongo que la idea es sentarte y admirar las bonitas explosiones antes de irte. No pienses mucho, esta película es millo puro.

El final es lo que muchos considerarán como un final gringo típico y (por la mayor parte) feliz. Muchas de las cosas que quedaron guindando en el aire se prestan para una secuela, pero no veo qué móvil podrían darle al personaje de Statham para que el tipo quisiera salir de nuevo a competir. No se sorprendan, ya que Hollywood es notorio por sacar películas de esta forma, sino miren a 2 Fast 2 Furious que incidentalmente… también tenía a Tyrese Gibson actuando…

Veredicto

Una película de esas que son para ir a ver si no quieres pensar mucho y solamente quieres ver acción y muerte sin mucho sentido. Para como estamos ahora de desconectados, lo más probable es que una muerte que normalmente te impactaría emocionalmente no lo hará, aunque ojo, a tu hermano menor o tu hijo probablemente sí. Recomendable solo si estas realmente aburrido.

Por Luis Landero

Sigue vivo. Creador de Astromono y otros proyectos varios sin terminar. Amante de la mostaza, los pancakes y viajar.

0 respuestas a «Super Riviú: Death Race»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.