Archivo de la etiqueta: dragon ball z

La Saga de Majin Buu Llega a Dragon Ball Z Kai!

La revista V Jump de Shueisha anunciará este viernes que una nueva parte de Dragon Ball Z Kai se estrenará el 6 de abril de este año y será transmitida por Fuji TV. Esta nueva parte cubrirá la saga de Majin Buu.

Dragon Ball Z Kai es una versión remasterizada, con un nuevo track de audio de la serie original transmitida durante los 90. En latinoamérica la serie se transmitió en el canal de cable Cartoon Network y se encontró con cierta apatía por parte de los fanáticos más hardcore del trabajo de Akira Toriyama.

Sinceramente no he visto ningún episodio de Dragon Ball Kai por lo que puedo opinar muy poco pero no veo cómo puede ser muy diferente al anime original, además de que el nuevo formato es supuestamente más apegado al manga y a la idea inicial de Toriyama-sensei. Son estas buenas noticias? Háganmelo saber en los comentarios!

Super Riviú: Dragon Ball Z: Battle of Gods

image

Dragon Ball Z, el magnus opus de Akira Toriyama, es una serie que tocó los corazones de millones de jóvenes alrededor del mundo el siglo pasado, y es una serie ligada fuertemente a la niñez de incontables personas de cualquier cultura, edad o raza. Lastimosamente, a pesar de que la saga de Goku se ha tratado de mantener vigente con esfuerzos como Dragon Ball Z Kai, el especial de Goku y sus amigos en el 2008 y una cierta película que prefiero no mencionar por nombre propio, lo cierto es que se nota lo trillado de sus personajes y lo trivial que son las tramas que mueven la serie.

Nunca es más aparente que han abusado de un cliché que cuando los propios creadores de una serie deciden cambiar el modo en que una historia se desenvuelve y tratar de darnos algo que no sea predecible de principio a fin. Dragon Ball Z: Battle of Gods parece un esfuerzo consciente por parte de Toriyama y Toei Animation de darnos algo diferente, pero que retenga todas aquellas cosas que hacen que se nos erizen los pelos cuando escuchamos Kame Hame Ha.

Battle of Gods es el primer largometraje de Dragon Ball Z en 17 años y lo que es más, es el primero de estos en encajar dentro del canón de la serie, específicamente entre el final de la saga de Freezer y el retorno de Goku después de un salto cronológico de 10 años. La historia comienza cuando Bills, un alienígena conocido como el Dios de la Destrucción, despierta para ser informado por su asistente Wiss de que Freezer ha sido derrotado por un Super Saiyajin.

image

Como la mayoría de los personajes en DBZ, Bills se motiva con la sola idea de encontrar a alguien interesante con quien pelear y cuando Wiss le muestra imágenes de la pelea entre Goku y Freezer, el dios comienza a recordar una profecía en la que el “Super Dios Saiyajin” igualará su poder. Sin pensarlo, Bills le pega una visita a Kaio-sama, donde Goku aprovecha para retarlo y que le pateen su trasero sin mucho esfuerzo.

Convencido de que Goku no es el Super Dios Saiyajin, Bills procede a visitar el planeta Tierra en busca de otro que pueda pelear con él de verdad. Es en esta parte donde el avance de la trama se frena casi por completo para mostrarnos la fiesta de cumpleaños de Bulma en la que aparecen todos los personajes “buenos” de DBZ divirtiéndose y a la vez nos muestra distintas facetas de varios personajes, el más notable siendo Vegeta, quien se traga su orgullo por completo al recordar el nombre de Bills y trata de mantenerlo entretenido mientras el resto ignora el peligro mortal en que se encuentran.

El resto del filme muestra un patrón similar al que ya conocemos, con personajes nuevos y viejos haciendo cameos por docena en situaciones que parecen inventadas solo para rellenar el tiempo y no convertir este filme en un especial de 30 minutos. Al menos hay algunas partes que son levemente jocosas y que funcionan más gracias al doblaje en español del reparto original.

Mario Castañeda regresó en el rol de Goku, pero como el personaje no aparece en todo el segundo acto del filme, su actuación es nublada por René García, quien vuelve a interpretar a mi personaje favorito, Vegeta. Es fácilmente el aspecto más entretenido del filme, gracias a que alguien tuvo la idea de hacer de Vegeta una fuente de comedia y dejarlo correr por 10 minutos asustado en medio de una fiesta en la que todos se están divirtiendo.

image

Por más predecible que parezca el filme, no hay duda de que su desenlace conlleva un mensaje puro de corazón. Goku podrá ser el personaje más poderoso de la Tierra según la saga Dragon Ball Z, pero hasta ahora no habíamos visto una situación en la que el personaje realmente conociera el significado de resignarse y perder. Muestra que el escritor Yusuke Watanabe reconoce que el personaje ha tenido su fama y ahora le toca ser humilde contra sus contrincantes, no sólo con su familia y amigos. Además, este filme nunca llega a tocar territorio oscuro y es de comienzo a fin lo que muchos crecimos viendo, por lo que me imagino a muchos padres llevando a sus hijos a ver este filme y saliendo del cine con una buena moraleja que contar.

Al final, Battle of Gods es exactamente el tipo de filme que estás esperando ver. Tiene sus momentos de gracia, pero en general es la misma fórmula que conoces, destilada en una hora y media con un pequeño giro al final. Quién sabe si volveremos a ver a Bills en algún momento, pero por lo pronto un filme regular de Dragon Ball Z es mejor que ningún filme de Dragon Ball Z.