Categorías
Destacado

Indie Riviú: The Banner Saga

image

Desde que Stoic Studio anunció The Banner Saga en Kickstarter por allá por el 2012, me llamó mucho la atención este proyecto. En ese momento la verdad no pude apoyar la campaña, pero aun así seguí lo más que pude el desarrollo de este juego. Cuando salió The Banner Saga: Factions, el multiplayer free to play, lo jugué un poco y me pareció bastante bueno, aun así me seguía llamando más la atención, el juego prometía mucho y se notaba que la gente involucrada en el mismo sabía lo que estaba haciendo. Finalmente, ha llegado el juego a nuestras manos y ahora mismo cualquiera puede comprarlo en Steam y disfrutar (o sufrir más bien) de The Banner Saga… Pero, realmente cumple con todas las expectativas que nos hemos hecho del juego desde el 2012?

La historia de The Banner Saga comienza con una pequeña introducción que cuenta más o menos el estado del mundo. Los dioses han muerto, el sol se ha detenido, los tiempos son difíciles pero las personas están tratando de seguir adelante. Lastimosamente las cosas no van a mejorar para nadie pronto. En la historia tomas control de un grupo de humanos y gigantes cornudos llamados Varl, quienes tienen una alianza antigua causada por la amenaza de los Dredge, una especie de monstruos de piedra que buscan destruirlo todo.

El combate de este juego es uno de los aspectos más fuertes, hay diferentes clases y cada una con habilidades especiales que, de ser usadas adecuadamente pueden cambiar por completo el rumbo de una batalla. Cada unidad tiene dos barras, una de defensa y una de fuerza, entre más baja sea tu defensa, más daño te harán y entre menos fuerza tengas, menos daño le harás a tus contrincantes. Una vez se acabe la barra de Fuerza, la unidad es eliminada del campo de batalla. La verdad es que las peleas en The Banner Saga te hacen pensar bastante cual es la mejor estrategia y cualquier error te puede costar caro.

image

Fuera del combate, te toca liderar una caravana de personas que han decidido seguirte y debes de mantener un balance entre mantener una alta moral y evitar que tus seguidores mueran de hambre. Aquí es donde se torna un poco complicada la cosa, la moral baja si pasas muchos días marchando sin descansar, pero entre más días te tardes entre pueblo y pueblo, menos suministros tendrás para mantener a tu gente alimentada. Para acabar de rematar, los suministros los compras con el mismo “dinero” con el que entrenas a tus personajes, por lo que también debes malabarear entre entrenar a tus personajes y hacerlos más fuertes, mantener a tu gente alimentada o comprar algún accesorio que le brinde beneficios en el combate a tus luchadores.

Mientras estas en la marcha también te toca tomar diferentes decisiones sobre eventos que suceden en el camino, estos pueden llevarte a encontrar más suministros (o perderlos), aumentar o bajar la moral de tu caravana o incluso, en los más dramáticos, algunos de tus luchadores pueden morir en escenarios donde debes de tomar las decisión acertada en el momento justo o perder a una unidad que has entrenado y que es un fuerte aliado. De más está decir que la primera vez que jugué tome terribles decisiones durante todo el juego. No se equivoquen, The Banner Saga puede llegar a ser una experiencia difícil y cruel, pero he ahí donde está la magia del juego, en hacer que te importe lo que le suceden a estos personajes en su largo peregrinaje.

image

En general puedo decir que durante todo el juego, se puede sentir la desesperación y la presión de mantener a tanta gente que te sigue contenta y alimentada, y es bastante entristecedor cuando te toca ver como lentamente mueren por inanición todos los que dejaron sus villas y poblados para seguirte… Pero hay algo muy cierto, y es que la desesperanza nunca se vio tan hermosa. Sin duda el aspecto más fuerte de The Banner Saga es la dirección artística y las animaciones del juego. Claramente inspirado en el trabajo de Eyvind Earle, podemos ver fondos hermosos, personajes detallados y animaciones a la hora de combate muy trabajadas. A veces simplemente ver los pequeños movimientos que tienen los personajes mientras esperan tus órdenes es suficiente para sentirse satisfecho con el juego.

La verdad mi única queja con el juego es el final. TRATARÉ DE NO SPOILEAR NADA, PERO AÚN ASÍ HABLO UN POCO SOBRE EL FINAL DEL JUEGO ASÍ QUE SIGUE LEYENDO BAJO TU PROPIO RIESGO, OK?

Cool, bueno, como decía, mi única queja con The Banner Saga es el final, porque deja muchos puntos importantes de la historia inconclusos. Al parecer éste solo es el primer capítulo en una historia más larga que planea Stoic, pero si no estás consciente de eso en un principio, puedes sentirte decepcionado por el final cliffhanger. Aunque, tal vez la primera vez que derrotes al último jefe no te des cuenta de todo lo que dejaron en el aire con respecto a la narrativa, simplemente por estar feliz de que por fin pudiste terminar esa dura batalla. Esa pelea final es un salto en dificultad que puede acabar contigo si no estás preparado. Pero bueno, nos toca esperar a ver que más tiene planeado Stoic para esta saga en futuras entregas.

En conclusión, The Banner Saga es un juego que te tomará por el cuello, te golpeara en el estómago y te tirará al piso y te pateara mientras estas en el suelo. Y se verá majestuosamente hermoso mientras lo hace. Pero una vez domines las reglas del juego y conozcas bien a las unidades y sus ventajas, podrás disfrutar de la inmersiva experiencia que Stoic Studio ha realizado. La verdad se los recomiendo.